3, 2, 1… ¡acción!

David Prowse relata en un libro sus miserias como Darth Vader

Haber interpretado a uno de los villanos más famosos y admirados del cine, Darth Vader, debería ser un gran recuerdo para quien tuvo la suerte de hacerlo. Sin embargo, el actor David Prowse relata algunas de sus experiencias en La guerra de las Galaxias como una cadena de humillaciones que ni olvida ni perdona. De hecho, siempre que puede las saca a relucir como víctima del imperio Lucas. Ahora publica una autobiografía de título Straight from the Force's Mouth y en ella cuenta con pelos y señales sus miserias como Darth Vader.

Prowse era el hombre dentro del disfraz

La relación entre David Prowse y George Lucas nunca fue demasiado fluida. Para empezar, el culturista y levantador de peso británico fue elegido para interpretar a Darth Vader solo a medias. Lo único que hizo fue ponerse el traje, porque a la hora de la verdad la voz que escucharon los espectadores fue la de James Earl Jones. Y para una escena en la que se quita la careta y se le ve el rostro, este no era el suyo, sino el de otro actor, Sebastian Shaw. La razón que da Prowse sobre este cambio es porque Shaw se llevaba mejor con Alec Guinness (Obi-Wan Kenobi).

[Te puede interesar: George Lucas se retira... ¿o no?]

Vamos, que a Prowse Lucas solo le quería por su cuerpo. Dice el actor en sus memorias que todo esto no le habría molestado si se lo hubiesen explicado. El problema es que lo hicieron de tapadillo, como si sus sentimientos no importasen. Es más, asegura que no se enteró de que la voz de Darth Vader no iba a ser la suya hasta que acudió a la premier de La guerra de las galaxias. Tal cual.

Cuentan que el problema con la voz de Prowse es que era demasiado aguda y no todo lo cavernosa que George Lucas quería para el personaje. De hecho, Carrie Fisher —la actriz que interpretó a la princesa Leia— contó después del rodaje que en el set llamaban a Prowse Darth Farmer. En su libro, el actor también recuerda que no cobró por su trabajo en El retorno del Jedi porque la película no tuvo beneficios en el cine.

Aunque está muy orgulloso de haber sido el hombre dentro del traje de Darth Vader, parece que a la larga ha sido más una cruz que otra cosa. A parte de sentirse ninguneado y humillado, desde hace un par de años está vetado en cualquier convención oficial que se haga de La guerra de las galaxias. Y todo porque apareció en un documental titulado The People Versus George Lucas dirigido por Alexandre O. Philips. Aquella fue la gota que colmó el vaso de la paciencia del director, que años antes había acusado a Prowse de "bocazas" por contar spoilers durante el rodaje de El retorno del Jedi.

[Te puede interesar: George Lucas nos explica la conversión 3D de Star Wars]

En su defensa, el actor argumenta que no sabía que aquellas entrevistas que le hicieron fuesen para un documental contrario al creador del universo Star Wars. Además, considera vergonzoso el castigo de no dejarle acudir a ninguna convención oficial de Star Wars. "Es vergonzoso también para los fans. ¿Cómo puede hacerse una convención de Star Wars sin Darth Vader?", se pregunta. De lo de contar spoilers dice que no sabe nada, que él no fue. Pero desde aquella entrevista en el Daily Mail ni Lucas ni el director Richard Marquand volvieron a dirigirle la palabra.

La voz y la cara de Darth Vader eran de otros actores
Parece que ser el hombre dentro del traje de Darth Vader no le ha traído más que sinsabores, pero lo cierto es que su carrera como actor se limita prácticamente a eso. Ha hecho más cosas, claro, pero ninguna tan reseñable. El otro papel 'reconocido' es el de guardaespaldas cachas en La naranja mecánica de Stanley Kubrick.

[Relacionado: ¿Qué le ha pasado a Luke Skywalker?]

Prowse, que en los últimos años ha estado luchando contra el cáncer, empezó en el cine como preparador físico de actores, pero al final su corpulencia y su conocimiento del mundillo le proporcionaron un hueco al otro lado de la cámara. Su carrera como actor tiene más oscuros que claros pero, pese a eso y a sus limitadas capacidades dramáticas, puede presumir de haber trabajado con dos grandes como George Lucas y Stanley Kubrick.