El orgasmo de Cameron Diaz en `El Consejero´ y otros momentazos de su filmografía

Manchas de leopardo tatuadas por toda la espalda, uñas plateadas y más oro que en el programa `Palabra de gitano´, incluidas las fundas de los dientes. Esta es la impactante guisa que Cameron Diaz luce en la última película de Ridley Scott, El Consejero, un thriller ambientado en el mundo de la droga que esta semana se estrena en nuestro país tras las tibias críticas recibidas en Estados Unidos. Nosotros la hemos visto y podemos afirmar que lo mejor de la película es ella. Ni el estrambótico look de chulo-playa venido a menos de Javier Bardem ni la sexy elegancia de Michael Fassbender ni la refinada belleza de Penélope Cruz. Lo más disfrutable e impactante es la frialdad con la que la protagonista de Algo pasa con Mary recita los primorosos diálogos firmados por el escritor Cormac McCarthy, quien ganó el Pulitzer con la novela La Carretera.

Aunque en Cómo ser John Malkovich o Cosas que diría con solo mirarla sacó su faceta dramática, para nosotros Cameron Diaz siempre será la chica sexy y graciosa de escatológicas comedias románticas convertidas en filmes de culto petardo. Por eso en El Consejero sorprende tanto: nunca antes la habíamos visto hacer de mala malísima tan bien como aquí. Y no solo eso, ya que vuelve a regalarnos algunos momentos memorables. El primero, cuando intenta seducir a Penélope Cruz al borde de una piscina, te lo mostramos en el vídeo de arriba. El segundo se produce en un confesionario: su personajes intenta excitar y escandalizar al cura narrándole sus experiencias sexuales. El tercero y más fuerte de todos te lo desvelamos después de este repaso que hemos hecho a algunos de los momentos más bizarros (y más gloriosos) de la loca filmografía de una actriz sin sentido del ridículo. ¡No te lo pierdas!


1) El tupé erecto de Algo pasa con Mary

La primera vez que vimos a esta despampanante rubia nacida en San Diego hace 41 años fue en La Máscara (1994) junto a Jim Carrey, pero lo que lo que la catapultó a la fama fue una secuencia de Algo con Mary en la que usaba el semen de Ben Stiller como gel fijador de un tupé que desafiaba las leyes de la gravedad. Había nacido una (lúbrica) estrella. Lo más curioso es que, tal y como te contamos en el siguiente vídeo, hace poco su compañero de reparto confesó que no estaba convencido de que esta memorable escena fuera a funcionar.

 


2) La mudanza bailonga de Los Ángeles de Charlie

¿Quién no ha bailado alguna vez como si no hubiera un mañana mientras hacía las tareas de la casa? El paradigma de esto es Cameron Diaz en la adaptación cinematográfica de la popular serie de los 70. Los bailecitos que se pega son dignos de ver. ¡Qué manera de mover el pompis! Uno tiene lugar durante un animado despertar en el que menea sus braguitas de fresitas frente al espejo. Aunque el más recordado de todos es el que hace en plena mudanza (caja en mano) al ritmo del petardo Can´t touch this. Solo por esto merece nuestro amor eterno.

 Mueve tu cucu, nena

 

3) El "¡no puede caber aquí!" de La cosa más dulce

“¡No! ¡No puede caber aquí! ¡No puede caber aquí!”. Seguro que alguna vez le has oído cantar esto a alguna amiga (o algún amigo gay) y has pensado que estaba loca. En realidad estaba homenajeando una antológica secuencia de La cosa más dulce -un bodrio que se ha convertido en un filme de culto- que da cuenta de la medida de la grandeza de la actriz. Hay que ser muy "lo más" para prestarse a defender con tanta desinhibición una secuencia que deja el orgasmo de Cuando Harry encontró a Sally en un simple chiste parroquiano. La cosa transcurre durante una cena con amigas en la que empiezan hablando de penes y terminan improvisando un festivo-lascivo numerito musical que es una oda al miembro viril con la que terminan involucrando a todo el mundo (incluida una anciana que se desata). La letra no tiene desperdicio: “Tu pene es una bomba. Tu pene es un cañón. Y cuando se dispara, menudo mogollón. Tu pene qué poder. Cómo entra, qué placer”. Poesía pura.

 Conversaciones entre amigas que se van de las manos




4) El erótico lavado de coche de Bad Teacher

Pese a pasar sin pena ni gloria por la cartelera, la reciente Bad Teacher es una de las mejores comedia de Cameron Diaz. En ella interpreta a una profesora pasada de rosca que fuma, bebe, se droga y promulga los peores valores de nuestra sociedad. Es un ejemplo a no seguir. Te recomendamos que la recuperes porque bajo su incorrección política hay un humor realmente inteligente y porque en ella la estrella nos regala un puñado de momentazos. El más destacado es un lúbrico lavado de coches que hace en plan conejita Playboy frente a sus alumnos ataviada con unos mini shorts vaqueros y una camiseta tejana anudada sobre el ombligo. Aparte de poner cachondos a sus pupilos (hay un primer plano de una erección), demostró que a sus casi 40 años seguía siendo súper sexy y que poseía las piernas más largas y bonitas de Hollywood.


5) El  orgasmo "con" un coche de El Consejero

Sí, has leído bien. Con un coche, no "dentro de" un coche ni "sobre un" coche. Este es, sin duda, el mejor momento del filme. En él la intérprete intenta demostrarle al personaje de Javier Bardem lo mala y libertina que es. Para eso se abre de piernas sobre la luna de su coche (él observa desde dentro) y se frota hasta llegar al orgasmo. La escena, de un erotismo enfermizo, demuestra la capacidad de Cameron Diaz para desafiar las leyes de nuestra imaginación más calenturienta. Bravo.